Nuestra página requiere tener JavaScript activado (aparte del uso de un navegador moderno) para poder ser visualizada correctamente.
Recomendamos la versión más actual de Chrome, Safari, Firefox o Internet Explorer.

Por favor, active JavaScript en su navegador y recargue la página.

Login / Crear cuenta /
1 Haz tu pedido 24h antes
de la entrega
2 Te lo preparamos
exclusivamente a ti
3 Te lo llevamos a cualquier
punto de España
0 / 0.00 € TEL: 918 336 405

Los makis: cómo se preparan

Los makis son probablemente el plato más icónico de la cocina japonesa, aunque tienen su origen en China. Elaborados con diferentes ingredientes, actualmente existen numerosas variedades, como los makis que preparamos en las cocinas de Experiencia Kirei. 

Maki de salmon picante

Para hablar del maki tenemos que remontarnos hasta el siglo VII, cuando en las zonas rurales de China descubrieron que la mejor forma de conservar el pescado fresco era envolviendolo sobre arroz. La fermentación necesaria para poder consumir el pescado se alargaba mucho en el tiempo y, curiosamente, el arroz se descartaba por su desagradable sabor. Siglos más tarde se descubrió el vinagre de arroz y los tiempos de fermentación del pescado disminuyeron, de forma que los campesinos ya podían comer el arroz con el pescado.

Hicieron falta 1.000 años para que esta técnica llegara a Japón de la mano de Hanaya Yohei, quien comenzó a realizar elaboraciones con pescado crudo sazonándolo con más ingredientes además del arroz. Así, poco a poco, comenzó la lenta evolución de lo que hoy conocemos como maki.

Ingredientes de los makis

En la actualidad los makis tienen varios ingredientes esenciales:

  1. Pescado: en la elaboración de los makis puede utilizarse casi cualquier tipo de pescado. Si bien los más comunes son el atún, la caballa y el bonito, especies como la anguila o el pez mantequilla hacen que juguemos con nuestros sentidos.
  2. Arroz: se trata de una variedad de arroz elaborado con un alto contenido en almidón. Gracias a ello, su textura es mucho más cremosa y permite elaborar los makis más compactados. Este arroz suele condimentarse con un aliño de vinagre de arroz, azúcar y sal.
  3. Nori: es un alga de color verde oscuro con la que se enrolla el arroz. No solo aporta un exquisito sabor, sino que también proporciona la rigidez necesaria para que los makis se mantengan enteros y se puedan comer con palillos.
  4. Salsa de soja: una vez elaboradas las diferentes piezas de maki, es habitual mojarlas en salsa de soja. Existen multitud de variedades según su procedencia, color y sabor más o menos intenso.

¿Cómo se elabora un maki?

La preparación del maki es muy sencilla. Primero se coloca el arroz cocinado sobre una lámina de algas nori, y se rellena con el pescado y las diferentes verduras. Después, con una esterilla de bambú llamada makisu, se enrollan todos los ingredientes hasta que queda un cilindro cerrado y compacto. Finalmente, se corta en porciones de unos dos centímetros de grosor y se emplatan. ¡Makis listos para comer!

Futomaki de anguila y mango

Aunque siempre que pensamos en los makis nos viene a la mente la imagen de los típicos rollos de arroz rellenos, existe un gran número de variedades. Estos son algunos de los más conocidos:

  1. Hosomaki: suele llevar un solo ingrediente en el centro —por lo general, pepino o atún—. 
  2. Futomaki: es el más grande de la familia, ya que su interior se elabora con gran variedad de ingredientes. 
  3. Makimono: es el más habitual. El California Maki sería uno de los más famosos. 
  4. Uramaki: su principal particularidad es que, a diferencia del resto, el arroz se coloca en el exterior envolviendo el alga nori.

Ver Carta de Makis

Deja un comentario

Por favor, ten en cuenta que todos los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Continuar comprando

Tu pedido

No tienes productos en tu comanda