Nuestra página requiere tener JavaScript activado (aparte del uso de un navegador moderno) para poder ser visualizada correctamente.
Recomendamos la versión más actual de Chrome, Safari, Firefox o Internet Explorer.

Por favor, active JavaScript en su navegador y recargue la página.

Login / Crear cuenta /
1 Haz tu pedido 24h antes
de la entrega
2 Te lo preparamos
exclusivamente a ti
3 Te lo llevamos a cualquier
punto de España
0 / 0.00 € TEL: 918 336 405

50 frases famosas del Hagakure

“La Senda del samurái se halla en la muerte”. Con esta cita se rememora siempre la obra que hace más de 300 años, en 1716, el ex samurái Yamamoto Tsunetomo (1659-1719) puso en negro sobre blanco para ayudar a sus hermanos de armas en el sinuoso camino del guerrero. No es otra cosa este libro que un breviario repleto de aforismos en el que, a través de pensamientos, recuerdos propios y ajenos y la propia historia de esta casta nipona, muestra la ética del samurái  la filosofía sobre la que debía basar su proceder cualquier hombre llamado a ser luchador y siervo de una familia.

Casco y peto samurái ilustrando tema sobre frases de Hagakure

Se denominó Hagakure (oculto bajo las hojas, en la sombra de las hojas o hojas ocultas, se encuentran diversas traducciones) y, aunque al principio fue un manual más, otro pilar para aquellos que querían seguir esta profesión. Más adelante, los lectores descubrieron una manera de rememorar nostálgicamente tiempos pasados e incluso que más allá de esta senda de tintes necrófilos, se ofrecían muchas pautas que podrían servir a cualquier persona en su vida, en su día a día.

Cómo surgió el Hagakure

Primero habría que mencionar que Tsunetomo no era ya samurái cuando lo escribió, había abandonado la espada para convertirse en monje budista en 1700. Tras pasar una vida al servicio del clan Nabeshima abandonó las armas al prohibirle su amo el tsuifuku, el suicidio ritual que consistía en darse muerte al morir su señor. En su retiro espiritual decidió dar forma escrita a todo lo aprendido a lo largo de una vida como samurái. Durante siete años dictó a un joven, conocimiento, código, anécdotas y todo aquello que pensaba que le haría falta a cualquier hombre de generaciones futuras que adoptará el camino de las armas, el del guerrero, el bushido.

 Portada del libro Hagakure y autor Yamamoto Tsunetomo

De qué habla el Hagakure

El breviario muestra tanto sus vivencias y recuerdos como aforismos de otros que le precedieron en el oficio, famosos en el “gremio”, esos celebrity sin redes sociales que superaron los océanos del tiempo en las mentes de los que les seguirían. Una forma de vida única con más reflexiones o reflexiones más parejas a vivir que a guerrear. Durante siglo y medio la familia Nabeshima mantuvo en secreto este manuscrito, hasta la época Meiji (1868-1912), y, desde ese momento, se convirtió en un referente escrito que iba más allá de bushido. De hecho, no tardaría en convertirse en un tratado de fidelidad a su Emperador peligrosamente utilizado para arengar a los pilotos suicidas de la II Guerra Mundial, por lo que, tras el conflicto sería veladamente prohibido.

El Hagakure y Yukio Mishima

El tiempo pondría el trabajo de Tsunetomo en su sitio como clásico literario de la cultura y la sociedad japonesa, reflejo de una época pasada que no volvería. Y, curiosamente, el que más relevancia le dió más allá de sus fronteras fue el escritor Yukio Mishima quien en La ética del samurái en el Japón moderno llenó de vigencia el escrito al revisar el legado de Tsunetomo y contrastarlo con el país en el que vivía. Su visión ha sido objeto de múltiples estudios. De hecho, su lectura es una guía ineludible para comprender a Mishima, su obra y sus acciones. El autor de Confesiones de una máscara es recordado por muchos por su seppuku, que sería un acto reflexionado y culminación de su proyecto vital, el supremo sacrificio en honor del Emperador. Si lo resumimos fácilmente sintió como suya la épica de Hagakure. Hay mucho que desbrozar en este escritor. 

Yukio Mishima y la ética del samurai para ilustrar un tema de 50 frases del Hagakure

La influencia del Hagakure ha traspasado fronteras como ese ejemplo un poco más cercano en el tiempo, aunque ya tiene casi 20 años a sus espaldas, que es Ghost Dog: El camino del samurái, de Jim Jarmusch. El director mostraría el espíritu del libro, el vasallaje y la ética, trasladados a las calles estadounidenses y la delincuencia, su lectura literal la convierte en intrigante.

De cualquier manera, estas 50 frases o aforismos lo único que atestiguan es que esa senda del samurái iba mucho más allá de la muerte, con consejos para no bostezar, ser justos, escribir o aprender de las experiencias. 

50 frases famosas del Hagakure

  1. La sabiduría y el talento, por sí solos, conforman el escalón más bajo de la utilidad.
  2. Cuando uno no es capaz de alcanzar la verdadera inteligencia, será bueno que consulte con alguien con sentido común.
  3. La inteligencia de un hombre es como un árbol que ha sido plantado en el suelo.
  4. Para dar una opinión, primero uno ha de juzgar si la otra persona está en buena disposición para recibirla o no.
  5. ¿Cómo puedes esperar que alguien se convierta en una mejor persona si la averguenzas?.
  6. Cuando uno ha de bostezar inesperadamente, frotarse la frente hacia arriba aplacará tal necesidad.
  7. Odiar la injusticia y mantenerse fiel a la rectitud no es sencillo.
  8. Si tuviésemos que relegar a cada hombre que hubiese cometido un error, probablemente no quedarían hombres de valía.
  9. Cualquiera que no haya errado nunca es peligroso.
  10. Aunque la derrota parezca segura, lucha.
  11. Un samurái sin grupo ni caballo no es un samurái.
  12. Los hombres con corazones confabuladores no saben nada del deber. Y carecer de deber es carecer de respeto en uno mismo.
  13. Se puede aprender algo de aguacero. Cuando te sorprende, intentas correr para no mojarte.
  14. La práctica en la redacción de cartas ha de tomarse muy seriamente, incluso en las misivas de una sola línea.
  15. La buena y la mala fortuna son cosas del destino. Las buenas y las malas acciones son cosas de la voluntad humana.
  16. El sentido común no lleva a grandes logros. Hay que alejarse de la cordura y abrazar la desesperación.
  17. Malo es que una cosa se convierta en dos.
  18. Si lo hacemos, puede hacerse.
  19. No hay nada que no pueda hacerse, sea lo que sea.
  20. Al debatir con alguien, lo mejor es hablar con propiedad de cualquier tema.
  21. Cuando se presente la elección de ir o no ir, siempre será mejor no ir.
  22. Primero es la atención y después la iluminación.
  23. En palabras de los ancestros, uno ha de tomar sus decisiones dentro del espacio de siete respiraciones.
  24. Hay que ayudar correcta y amablemente al otro desde el principio.
  25. Hasta en los asuntos más triviales pueden entreverse en nuestro corazón.
  26. Cuando alguien te da su opinión, has de aceptarla con honda gratitud, aunque sea despreciable.
  27. Es imposible vivir sin cometer errores.
  28. La amplitud y la profundidad del corazón de uno no tienen límites. Hay espacio para todos.
  29. Por encima de todo, no hay que dividir el camino en dos. Hay que afanarse en la Senda del samurái.
  30. La ausencia de aguante es mala sin excepción.
  31. Lo fácil de asimilar suele ser superficial.
  32. Cierto monje dijo que el que cruza imprudentemente un río de profundidad desconocido, morirá arrastrado por las corrientes sin alcanzar nunca la otra orilla y atender los asuntos que le llevaron cruzar hasta allí.
  33. Una persona intachable es la que ve sus asuntos desde la distancia. Esto hay que hacerlo con fuerza.
  34. Una vez se le dijo a un joven señor que “ahora mismo” es “cuando llegue el momento” y que “cuando llegue el momento” es “ahora mismo”. Uno estará errado si cree que ambas cosas son lo mismo.
  35. La vida humana es muy corta. Lo mejor es vivirla haciendo las cosas que nos gustan.
  36. La auténtica naturaleza de una persona se revela a través de sus sueños.
  37. Hablar de los asuntos de los demás es un gran error.
  38. En asuntos tales como los procesos judiciales o los acuerdos, perder rápidamente es perder bien.
  39. No se pueden conseguir las cosas solo con inteligencia. Hace falta una perspectiva amplia.
  40. La impaciencia es dañina e impide grandes obras.
  41. El último verso del poeta que dice: “Cuando te lo pida el corazón” es el principio secreto de todas las artes.
  42. Cuando se ataca el castillo de un enemigo y hay que retirarse no hay que hacerlo por el camino principal, sino por los secundarios.
  43. La perseverancia es todopoderosa.
  44. Ata al pollo aun cuando esté asado.
  45. No dejes de espolear al caballo que galopa.
  46. El hombre que critique abiertamente no alberga segundas intenciones.
  47. Preguntar lo que ya sabes es cortés. Preguntar lo que no sabes es norma.
  48. Envuelve tus intenciones en agujas de pino.
  49. Para calmar la mente, hay que tragar saliva.
  50. La clave de la oratoria es no hablar. Si crees que puedes acabar algo sin hablar, hazlo sin pronunciar una sola palabra.

Créditos de las fotos:

Deja un comentario

Por favor, ten en cuenta que todos los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Continuar comprando

Tu pedido

No tienes productos en tu comanda