Nuestra página requiere tener JavaScript activado (aparte del uso de un navegador moderno) para poder ser visualizada correctamente.
Recomendamos la versión más actual de Chrome, Safari, Firefox o Internet Explorer.

Por favor, active JavaScript en su navegador y recargue la página.

Login / Crear cuenta /
1 Haz tu pedido 24h antes
de la entrega
2 Te lo preparamos
exclusivamente a ti
3 Te lo llevamos a cualquier
punto de España
0 / 0.00 € TEL: 918 336 405

6 claves sobre los samuráis

Una de las imágenes más icónicas de la cultura japonesa es la del samurái. Y, sin embargo, es a la vez un gran desconocido. Parte de la culpa corresponde a Akira Kurosawa que convirtió sus sueños cinematográficos en realidad para muchos de los que disfrutaron con sus películas. Después otros cineastas y escritores cimentarían muchos de estos aspectos de imagen estereotipada. Por ello desvelamos algunas claves para empezar a conocer a estos guerreros, con todas las letras, fundamentales para entender al país del sol naciente. Se puede leer sobre sobre:

Samurái a caballo

 

1. Qué significa la palabra samurái

Samurái es una palabra que proviene del verbo saburou que significa servir y proteger a la nobleza. Estos luchadores comienzan a despuntar en el siglo X, cuando proliferan los periodos de guerras, pero no será hasta el periodo Muromachi (1336-1573) cuando se asiente definitivamente el término saburai (侍), servidores, para los soldados de corte, bien fueran del emperador, de los príncipes o de los ministros.

La aceptación del término llega con la proliferación del gunkimono o gunki monogatari, que eran unos cuentos que relataban las hazañas héroes o batallas épicas, al modo de los libros de caballerías europeos.

En épocas posteriores, en el periodo Azuchimomoyama y principios del Edo (entre los siglos XVI y XVII) se empezó a utilizar la palabra samurái porque era una forma más fácil de pronunciar la palabra.

Bushi (武士), guerrero, es una palabra que se utiliza como frecuentemente como su sinónimo, cuando, en realidad, se refiere a los luchadores con independencia de su grado o estatus en este oficio, mientras que el samurái eran la creme de la creme bélica. No obstante hay que apuntar que, entre ellos, sí que se llamaban bushi.

2. Quiénes eran los samuráis

Básicamente una casta militar que trabajaba para los señores feudales, los daimyos, y pertenecían a una clase inferior de la nobleza. Los daimyos respondían ante el shogun, el jefe supremo.

Aparecen en siglo X, aunque hasta el XII no se conforman como grupo social importante, y sus privilegios son abolidos en 1873, tras la Restauración Meiji.

Los samuráis que no tenían señor se denominaban ronin.

katanas antiguas de samuráis

3. Diferencias entre un ninja y un samurái

Rotundamente no eran iguales o similares y, aunque en el imaginario occidental se entre mezclan frecuentemente ambos conceptos, eran muy divergentes:

  • Origen: los ninjas eran mercenarios, espías y/o guerrilleros de clase baja, los samuráis, caballeros de clase alta.
  • Lucha: el honor del samurái estaba en el cuerpo a cuerpo, el ninja prefería la lucha a distancia o el ataque por sorpresa.
  • Estrategia: como buen mercenario, el ninja buscaba resultados al mínimo coste vital y atacaba de cualquier forma que le hiciera tener éxito; el modo en que luchaba, con honor, era parte de la identidad del samurái.
  • Armas: la espada, la lanza y el arco eran la seña de los caballeros, mientras que los segundos optaban por estrellas ninja y espadas.
  • Vestimenta: para llevar a cabo sus operaciones encubiertas, los ninjas elegían ropas oscuras, ligeras y cómodas; estos nobles tenían historiadas armaduras.
  • Código: los samuráis se regían por el bushido y los ninjas por la supervivencia.
  • Señor: los ninjas podían ser contratados al mejor postor, los samuráis luchaban por su señor.

4. Qué es el bushido, la senda del guerrero

El bushido recoge la inspiración sobre la vida que debe llevar un verdadero samurái basado en los conceptos básicos de: justicia, valor, benevolencia, respeto, honestidad, honor y lealtad. Cualquier gran guerrero de las historia de Japón se inspiró en él, de la misma forma que en Europa lo hicieron con los libros y hazañas de caballería.
Bushido, las siete virtudes de los samuráis

Es un código de ética, de principios morales, una brújula moral para la vida y para la guerra de cualquiera que eligiera éste camino de las armas. Tiene elementos del taoísmo, confucianismo, budismo y sintoísmo que estaban presentes en la cultura y sociedad nipona.

Algunos libros en los que se recogen estos principios de una u otra manera son El libro de los cinco anillos y el Hagakure, del que ya hablamos en el blog.

Los siete principios o virtudes que regían su modo de vida son:

1. Gi (義) Justicia, rectitud. Hay que ser honrado. Creer en la justicia ciega, no en la que emana de otros, sino en la que fluye de uno mismo y luchar para que siempre se cumpla. Un auténtico samurái, en lo que se refiere a la honradez y la justicia, no ve tonalidades grises, solo lo correcto y lo incorrecto y usará cualquier medio a su alcance para lograrlo, hasta el fin de sus días. “Morir cuando hay que morir, atacar cuando hay que atacar”.

2. Yu (勇) Coraje, valor heroico. Hay que alzarse sobre las masas de gente que temen actuar. Solo es una virtud cuando la causa es justa. Vivir como una tortuga en su caparazón, no es vivir. La muerte por una causa indigna es una muerte de perro. El coraje no es ciego, es inteligente y fuerte; se debe cambiar el miedo por el respeto y la precaución. La vida con coraje es arriesgada, peligrosa, pero plena, completa y maravillosa. "El verdadero valor es vivir cuando es correcto vivir, y morir solo cuando es correcto morir".

3. Jin (仁) Compasión, benevolencia. Un hombre entrenado para ser rápido, fuerte y sabio como el samurái debe ser compasivo y benevolente, ayudar a sus hermanos y compañeros en cualquier ocasión y, si ésta no surge, salir en su búsqueda. Un samurái no es como cualquier hombre y debe usar sus cualidades para el bien de otros. "La benevolencia pone bajo su dominio todo lo que obstaculiza su poder al igual que el agua aplaca el fuego".

4. Rei (礼) Respeto, cortesía. La crueldad y la falta de respeto son los mayores defectos de un samurái que se precie: no tiene motivos para ser cruel. No necesita mostrar su fuerza, salvo así mismo; es cortés incluso con sus enemigos. Sin este respeto, no es mejor que un animal, una bestia que se rige por sus instintos. Un samurái es temido por la fiereza en la batalla y respetado por la manera de tratar a los demás.

5. Meiyo (名誉) Honor. La virtud más importante. Lo que hace y cómo lo hace son un reflejo de quién es en realidad. Las acciones y no las palabras definen al samurái. Solo tiene un juez de su propio honor: él mismo y nadie puede ocultarse de sí mismo. Si mancilla su honor, solo puede restaurarlo mediante el seppuku. Sólo existe lo correcto y lo incorrecto, no hay tonalidades grises. “El código de los samuráis dicta que la vida sea considerada menos importante que una mota de polvo; en cambio, el aprecio por el propio honor debe ser tenido en más peso que el mayor tesoro del mundo”.

6. Makoko (誠) Honestidad, sinceridad absoluta. Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Su palabra tiene más valor que las piedras más preciosas del mundo. Nada en la tierra lo detendrá a la hora de hacer lo que ha dicho que hará. No ha de dar su palabra, no ha de prometer: hablar y hacer son sinónimos para un samurái. Mentir es cobarde y deshonroso, su palabra debe garantizar la veracidad de una afirmación.

7. Chu (忠義) Deber y lealtad. Si un samurái ha hecho o dicho algo, ese algo le pertenece; es responsable de ello y de las consecuencias que traigan. Es leal a su señor, a su familia y a sus hermanos de batalla. Amo o sirviente, si les ha prometido cuidados y honras, cumplirá con su palabra con todas las consecuencias. Sus palabras son como sus huellas: puedes seguirlas donde quiera que él vaya, por eso debe cuidar el camino que siga. Cuando hay una mancha de lealtad en el alma sólo hay un pago que pueda repararla, la vida.

5. Las armas del samurái

Sin conocer las vestimentas y armas del samurái es muy difícil comprender a estos guerreros que iban a caballo de aspecto fiero:

Fotografía de tres samuráis

  • Armaduras o do: a lo largo del tiempo las hubo de diversas formas y materiales y estuvieron construidas de muchos elementos que cubrían distintas partes del cuerpo. Debían ser ligeras, o lo más posible, porque el samurái eran jinetes que disparaban sus arcos y luchaban con espadas. Debajo de ella llevaban ropa de algodón o de lino y la zona más desprotegida era la axila.
    • Kozane dō gusoku o de escamas (kozane), antes de la llegada de los armas de fuego.
    • Tosei-gusoku, modernas o de placas de acero (ita-mono) que añadieron protección en cara, espalda y muslos.
  • Casco o kabuto: eran normalmente de cuero o de acero, pero estas últimas se usaban solo en zonas de conflicto, por su peso. Tenían una visera posterior y en la parte superior colocaban plumas de faisán. Algunos llevaban máscaras que cubrían la cara o parte de ella.
  • Espada o nihonto: un samurái jamás sale de casa sin ella en tiempos de guerra o en paz. Es el arma y alma del cuerpo a cuerpo. Por orden temporal fueron:
    • Tachi
    • Katana
    • Wakizashi
Eran para atacar y defenderse en el cuerpo a cuerpo, por eso no llevaban escudo. La nodachi era la ceremonial por su peso.
  • Arco o yumi: se usaban en la batalla, incluso más que la espada al principio de los tiempos samuráis, y se usaba cuando montado a caballo. Por su longitud podían ser:
    • Daikyu: largo
    • Hankyu: corto
  • Lanza o yari: hasta el periodo Edo fue muy utilizada, no las más largas que eran para infantería. Luego prevaleció la espada para el combate en tierra. Podían ser:
    • Mochi o lanza larga
    • Tae o lanza de mano
  • Armas de fuego: aunque llevaban en el país desde el siglo XVI, no les gustaban porque cualquiera podía matar con ellas incluso a un guerrero experto en artes marciales y quedaron bastante de lado.

6. Qué es el seppuku o suicidio ritual

Como ya contamos al hablar sobre el Hagakure de Yamamoto Tsumemoto: “La senda del samurái es la muerte". El sepukku es un suicidio ritual japonés por desentrañamiento o evisceración al que los samuráis recurrían para limpiar o proteger su honor, y que formaba parte de su espíritu como guerreros. Y si bien aquí solemos referirnos a él como harakiri (hara, cortar; kiri, abdomen), en el país del sol naciente se considera el término grotesco, un menosprecio a un acto lleno de dignidad.

La primera referencia escrita a este acto es el suicidio de Minamoto no Yorimasa quién, al verse acorralado por sus enemigos, se quitó la vida de esta manera en 1180. Y dejaría de realizarse con regularidad en 1873, cuando la Restauración Meiji lo abolió; aunque muchos soldados lo practicaron al finalizar la II Guerra Mundial e incluso más tarde otras personalidades culturales como Yukio Mishima.

Los samuráis lo llevaban a cabo por diversas razones:

  • Voluntario: para evitar caer manos de sus enemigos, limpiar su honor por un error cometido o acompañar a su señor en la barca de Caronte.
  • Obligatorio: por orden de su daimyo por haber cometido un delito.
Fotograma de la película Seppuku

Y estos eran los pasos que se seguían cuando se realizaba de la manera tradicional:

  1. El samurái bebía sake.
  2. Componía un poema de despedida o zeppitsu.
  3. Se ponía de rodillas.
  4. Abría su kimono blanco (color de la muerte en Japón).
  5. Colocaba las mangas bajo sus rodillas para evitar caer hacia atrás.
  6. Envolvía su daga o tanto en papel de arroz para no cortarse.
  7. La clavaba sobre el abdomen.
  8. El kaishakunin, ayudante del seppuku, desenvainaba la espada y le decapitaba para evitarle sufrimiento.

Créditos de las fotos

Deja un comentario

Por favor, ten en cuenta que todos los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Continuar comprando

Tu pedido

No tienes productos en tu comanda