Nuestra página requiere tener JavaScript activado (aparte del uso de un navegador moderno) para poder ser visualizada correctamente.
Recomendamos la versión más actual de Chrome, Safari, Firefox o Internet Explorer.

Por favor, active JavaScript en su navegador y recargue la página.

Login / Crear cuenta /
1 Haz tu pedido 24h antes
de la entrega
2 Te lo preparamos
exclusivamente a ti
3 Te lo llevamos a cualquier
punto de España
0 / 0.00 € TEL: 918 336 405

Issey Miyake cumple 80 años

Cuando decimos Issey Miyake, casi de forma inmediata, nos llega una sucesión de aromas al cerebro, porque desde hace tiempo que es sinónimo social de perfumes. No es extraño, según dicen, cada cinco minutos se vende en el mundo una fragancia femenina bajo este nombre y, cada siete, una masculina. Pero no hay que que confundirse, sus esencias, muy numerosas, son la derivada de un talento creativo en el mundo de la moda de este diseñador que en abril cumplió 80 años.

Desde hace casi dos décadas, Miyake está alejado del front row, aunque no del trabajo ya desde 2007 lidera su propio laboratorio, el Reality Lab, desde donde ofrece moda experimental. Toca ahora preguntarse cómo ha llegado aquí:

Retraso de Issey Miyake que ha cumplido 80 años de Brigitte Lacombe

Miyake, mucho más que Hiroshima

Recordemos quién es este couturier al que mencionamos en nuestro artículo sobre tres diseñadores japoneses actuales, porque en su momento formó parte de un triunvirato, el llamado de los Tres Magníficos, con Yohji Yamamoto y Rei Kawakubo que liberó la creatividad nipona en Europa y EEUU en los años 80. Este avant garde nipón provocó una pequeña (o gran) revolución cuyos frutos perduran hasta hoy.

Viajemos en el tiempo. Miyake es hijo de Hiroshima y nació el 22 de abril de 1938. Huérfano de madre por sus consecuencias pocos años después de la tragedia, durante muchos años se negó a  hablar del tema, porque, según decía, no quería ser catalogado como el “diseñador que sobrevivió a la bomba”. No lo ha sido. Tras estudiar diseño en su país, el punto de inflexión sobre quién es como diseñador empieza en París, a donde se traslada en los 60 para terminar trabajando en los talleres de Guy Laroche y Givenchy, para luego saltar el charco y entrar en el taller neoyorquino de Geoffrey Beene.

Portada del libro de Issey Miyake de Taschen

Lo mejor de dos mundos en la moda

Con una visión sobre lo mejor de dos mundos, abre en agosto de 1970 el Miyake Design Studio en Tokio donde daría sentido a su visión sobre lo que era el diseño de moda para él. La fusión entre occidente y oriente de forma equilibrada, más separados en aquella época que en esta, toma forma a través de la tradición de su país -su trabajo siempre se ha definido por redescubrir la belleza tradicional de Japón- y la inclusión en este proyecto de la tecnología más avanzada.

Desde esos principios telas tradicionales japonesas como el sashiko, el shijiraon, y el oniyoryu conviven con los materiales sintéticos, el plástico, el papel, el bambú o el ratán, no hay complejos a la hora de mezclar la historia con la tecnología y a la hora de experimentar. El ma, ese espacio entre el cuerpo y la ropa, es la base de la armonía que crea, en la que la individualidad del que la lleva es el corazón, lo fundamental. A lo que hay que añadirle una puesta en escena de sus desfiles que roza desde el primer momento la performance artística. Aunque, ojo, siempre se ha considerado un diseñador no un artista, pese a que la portada en la revista Artforum demostrará al mundo que era mucho más que un costurero al igual que sus colaboraciones con fotógrafo Irving Penn.  

Portada de la revista Artforum con Issey Miyake

Diseños para la historia de la moda

Hay mucho que desvelar sobre su trabajo a lo largo de tantas décadas. Sin embargo, los plisados y la desaparición de los botones, cierres, cremalleras ajenos a la tela que culminan en la línea Pleats Please, son su gran hito creativo, como él mismo reconoce, y de ventas: todo para conseguir la simetría natural de la mujer. Más tarde, en colaboración con el ingeniero Dai Fujiwara, aparece A-POC (A Piece of Cloth), que es un tejido tubular con el cual cada uno puede elaborar vestimentas, arquitectura de la moda. Luego vendría la línea BAO BAO, plagiada hasta el infinito y más allá. Dicen que uno sabe que ha llegado cuando se convierte en inspiración para otros diseñadores, pues sin duda, Miyake llegó hace mucho.

Chaqueta de Issey Miyake en el metmuseum

"La ropa no es de interés, excepto si provoca sentimientos y reacciones en aquellos que la visten", sentencia. Pues eso.

Créditos fotos:

Deja un comentario

Por favor, ten en cuenta que todos los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Continuar comprando

Tu pedido

No tienes productos en tu comanda