Nuestra página requiere tener JavaScript activado (aparte del uso de un navegador moderno) para poder ser visualizada correctamente.
Recomendamos la versión más actual de Chrome, Safari, Firefox o Internet Explorer.

Por favor, active JavaScript en su navegador y recargue la página.

Login / Crear cuenta /
1 Haz tu pedido 24h antes
de la entrega
2 Te lo preparamos
exclusivamente a ti
3 Te lo llevamos a cualquier
punto de España
0 / 0.00 € TEL: 918 336 405

Origami, el arte de doblar papel

Con el final de Casa Decor se ha puesto de relieve, gracias a Loewe Solo Origami, que este arte milenario de origen japonés está más de moda que nunca. De la mano del decorador Pepe Leal surgió un espacio que interpretaba las formas geométricas y volúmenes del origami como refugio de calma y tranquilidad. Desde el pasado siglo, esta interpretación constante de las posibilidades de doblar un pedazo de papel gana adeptos en todo el mundo. 

¿Qué es el origami?

Empezaremos contando que la palabra viene de dos vocablos nipones: ori (doblar) y kami (papel) -aunque anteriormente se conocía como orikata (kata es forma)-. Se considera que es el arte de plegar papel sin usar tijeras ni pegamento para obtener figuras que tienden a considerarse pequeñas esculturas.

Grulla de origami realizada en papel

En español, aunque ahora está extendida palabra japonesa, se conoce como papiroflexia o cocotología, este último término fue acuñado por el escritor Miguel de Unamuno con el vocablo francés cocotte, gallina o pajarita. Él era un gran aficionado a su práctica y publicó diversos escritos al respecto como Apuntes para un tratado de cocotología (1934) y gracias a ellos se le considera el gran precursor de este arte en el mundo hispanohablante, antes de Internet.

Las posibilidades de este arte son imprevisibles y, como cualquier otra rama artística, su esencia como tal reside en su potencial. En el documental Entre pliegues (2008) se narra las historias de diez artistas, matemáticos teóricos y científicos de renombre que se rindieron al origami y a través de su trabajo atisbamos la punta del iceberg de lo que es y puede llegar a ser.

 

Historia del origami

Si bien el papel tiene su origen en China, el desarrollo del origami surge en Japón, a donde llegó esta materia prima en el siglo VI con los monjes budistas que trajeron mucho más que religión al archipiélago. Desde el siglo VIII se utilizaban figuras en las ofrendas religiosas -incluso sintoístas- y era una afición de las clases altas, ya que el precio del papel era alto. Pero ya en el periodo Muromachi (1337-1573), el abaratamiento del pliegos y el apoyo del shogunato de Ashikaga al desarrollo de las artes harán que se popularice. 

Y si bien no hay pruebas documentales de que se inventó en Japón ni cuando, sí es evidente que su desarrollo se le debe a este país. En realidad la ausencia de estas se debe a que tradicionalmente se transmitían los diseños de forma oral, no se escribía nada y al asumir esta forma de difundir el conocimiento, se perdían los diseños más complejos y se mantenían los más sencillos. Finalmente, en el periodo Edo (1603-1868), se publica el primer libro Hiden Senbazuru Orikata (Cómo doblar mil grullas), que en realidad son 250 siendo el mil una metáfora. A partir de ese momento, serán múltiples las referencias escritas sobre el origami. 

Dos páginas del libro Hiden Senbazuru Orikata

No obstante, hay que llegar al siglo XX para conocer al gran maestro de este arte milenario, Akira Yoshizawa (1911-2005) quien le dio una visibilidad mundial, a lo largo de su vida  desarrolló 50.000 modelos, según sus propias estimaciones, aunque solo unos cientos de ellas han sobrevivido en los 18 libros que publicó. En el ámbito técnico destacó por el desarrollo de un código internacional con Samuel Randell para representar los dobleces que componían las figuras y el humedecimiento del papel, para un mejor manejo del mismo. Con el tiempo han surgido distintos tipos de origami que responden a la diversidad y necesidades a la hora de crear como de acción, sonoro, de rompecabezas, de hojas cuadradas/rectangulares/circulares, modular, compuesto, húmedo, kirigami y de arquitectura. 

Hay un antes y un después tras la aparición de Yoshizawa y pero no hay duda que, actualmente, el origami vive edad de oro gracias a Internet y los miles de libros que se publican en todos idiomas.

Mil grullas

Cualquiera que haya oído hablar del origami, ha oído hablar de las 1.000 grullas. Una tradición que cuenta que si hacemos mil de papel y las atamos juntas los dioses nos concederá un deseo, aunque también se entregan con un nacimiento o un matrimonio para una larga y próspera vida, en el primer caso, y felicidad, en el segundo. Normalmente se relaciona el deseo con la salud y es un amuleto muy arraigado en la sociedad japonesa. La elección de la grulla no es baladí, ya que en Japón este pájaro es un ser mitológico que vive mil años símbolo de la felicidad y la suerte y, de ahí, el título metafórico de Hiden Senbazuru Orikata. El hacer 1001 es una tradición más reciente y dicen que esa grulla extra para para la buena suerte.

Al hilo de esta tradición surgió una bella historia a mediados del siglo XX, cuando una niña llamada Sadako Sasaki (1943-1955) que empezó a sufrir los efectos de la bomba de Hiroshima a través de una leucemia, fue hospitalizada en febrero de 1955 y su mejor amiga Chihuko Hamamoto la animó a hacer 1000 grullas para mejorarse, labor a la que se dedicó con fruición, pese a que solo logró hacer 644 antes de morir en octubre, el resto fueron realizadas por sus amigas y fue enterrada con ellas. Tras su muerte, se erigió una estatua en su memoria y en la de otros niños víctimas de Hirosihima. De hecho, esta historia ha hecho que las 1000 grullas se hayan convertido en un símbolo de la paz en el mundo.

Y si ya te has enganchado al origami... prémiate cuando termines tus figuras con un menú de la mejor cocina japonesa y cocina kabuki. 

 

Créditos fotográficos: Fotografías del Hiden Senbazuru Orikata

Deja un comentario

Por favor, ten en cuenta que todos los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Continuar comprando

Tu pedido

No tienes productos en tu comanda