Nuestra página requiere tener JavaScript activado (aparte del uso de un navegador moderno) para poder ser visualizada correctamente.
Recomendamos la versión más actual de Chrome, Safari, Firefox o Internet Explorer.

Por favor, active JavaScript en su navegador y recargue la página.

Login / Crear cuenta /
1 Haz tu pedido 24h antes
de la entrega
2 Te lo preparamos
exclusivamente a ti
3 Te lo llevamos a cualquier
punto de España
0 / 0.00 € TEL: 918 336 405

Todo lo que debes saber del Año Nuevo en Japón

En Japón, el shōgatsu o Año Nuevo es un fiestón que engloba todo tipo de costumbres, reuniones y celebraciones y va más allá de la Nochevieja, suele alargarse entre los 3 y los 7 primeros días de enero e incluso más. Hasta la época Meiji se celebraba de al unísono con el calendario chino pero desde entonces se adoptó el gregoriano pasando al 1 de enero, que ellos denominan gatan. No obstante, en algunos lugares, como en el archipiélago Okinawa, se siguen las antiguas tradiciones y lo hacen con la fecha tradicional.

Tras las campanadas se oye a lo largo y ancho del país: Akemashite omedetō, Feliz Año Nuevo, y entra en acción el dios del Año Nuevo, Toshigami-sama, y con él... todo tipo de eventos. 

La importancia de este primero de enero es tal, que es la única fiesta marcada en el calendario. El Emperador y su familia se prodigan en actos oficiales y prácticamente todos los comercios e industrias cierran, de hecho, el cierre llega en algunos casos del día 29 al 3. Las televisiones empapan a su audiencia de programaciones especiales, siendo el más visto el Kohaku uta gassen, una batalla musical de dos equipos que lleva emitiendo en el tubo catódico nipón desde 1951. Una nota de color, si en esa fecha se sueña con el monte Fuji, un halcón o una berenjena, fijo que sucederán cosas buenas al afortunado con estas señales oníricas. 

Monjes budistas en el joya no kane

Estas son algunas de las costumbres más arraigadas en el año nuevo japonés:

Preparar el Año Nuevo, el ōsōji y el kadomatsu

Una de las costumbres más importantes para abandonar el año es la limpieza general y concienzuda de la casa, el ōsōji, que es, en realidad, una metafórica limpieza espiritual del alma y de la vida de los habitantes de la misma, por eso también se hace en empresas y abarca el pagar las deudas y las facturas. Según se quita el polvo y los artículos inservibles, dejamos sitio para todo lo bueno o lo nuevo que ha de venir. Así se empieza el año desde cero. 

Tras su realización se ponen los kadomatsus, una decoración hecha de pino, bambú y ciruelos que se coloca en las entradas de las casas e invita a la longevidad y cuando se quita, se quema para liberar a los dioses.

Kadomatsu en una puerta de una casa

La reunión del olvido, el bonenkai

Se celebra antes de terminar el año con amigos o compañeros de trabajo, sirve para olvidar las cosas malas que han ocurrido en él y muchas se celebran en izakayas. Literalmente, bonenkai es la reunión para olvidar el año y podría decirse que es algo así como empezar de cero dejando atrás rencores, disgustos y desgracias para atraer las cosas buenas para los próximos 365 días. 

Cena de la víspera, fideos

En la Nochevieja, la ōmisoka, se comen los toshikoshi-soba (los fideos del cambio de año), que son largos para simbolizar una larga vida que queremos vivir. También se preparan mochis que se comerán y compartirán con los dioses. 

Regresar a la casa familiar

En principio se vuelve a casa con los padres por el shōgatsu y se pasa la jornada con ellos. Normalmente uno se engalanará con ropa tradicional y/o un kimono. Es como para los españoles el día de Navidad o en EE.UU, el día de Acción de Gracias, una celebración de corte familiar en la que se pasará tiempo con los más allegados y se practicarán juegos de toda la vida. Es importante tenerlo en cuenta si se viaja al país, porque los medios de transporte están a tope.

Fuegos artificiales en el año nuevo japonés

Campanadas de Nochevieja, el joya no kane

Aquí escuchamos 12, en el país del sol naciente son 108. Los monjes con unos troncos gigantes las tocan desde las 23.30, en algunos templos los visitantes pueden participar. Esta cifra no es baladí, este número es sagrado en las creencias budistas y cada uno de los tañidos hace que quienes las escuchen eliminen de su corazón los 108 defectos humanos o pecados terrenales aka deseos o pasiones como la ira o la envidia, de los que todo hombre debe deshacerse al comenzar el nuevo año y en su búsqueda de la iluminación. Así se empieza con el “cuaderno en blanco”. 

Comida de Año Nuevo, el osechi ryōri

Las  jūbako son una especie de menús bento a lo grande (unas cajas muy decoradas y lacadas, y de pisos superpuestos, 3 o 5) con comida para los tres primeros días del año, que dan un descanso al cocinero o cocinera de la casa. Se preparan en los días previos, aunque actualmente se puede comprar hechas. Sus platos, que siempre se eligen en base a que no sea necesario tenerlos refrigerados -hervidos, asados o encurtidos-, son muy simbólicos: kazunoko, las huevas de arenque para tener hijos; kuromame, las alubias negras para poder trabajar duro; kuri kintón, el puré de batata y castaña para traer riqueza; buri, la cola de medregal para ascender en el trabajo y un largo etc. , al que suele acompañar el otoso o sake especiado o amazake.

Lo único que se cocinará estos días es la ozōni o sopa de Año nuevo que surgió en el periodo Heian y perdura… lleva un caldo clarito y un mochi que varía en su receta según la región. 

Ver el primer amanecer del año, hatsuhinode

Algo tan sencillo como ver la primera salida del sol del año es un evento en toda regla en tierras japonesas, como no podía ser de otra forma. Y lo es, especialmente, en las zonas rurales, donde se buscará un bello paraje donde apreciar la naturaleza. Aunque, actualmente, el  hatsuhinode o primera salida del sol se hace por todo el país donde se buscan los mejores lugares para disfrutar de esos momentos. 

Un primer amanecer del año en japon un hatsuhinode

La postal de Año Nuevo, el nengajō

Una tradición profundamente arraigada es enviar postales que muestran el animal del zodiaco chino del nuevo año. Las reciben familiares, amigos, conocidos, compañeros y socios y se compran o se hacen a mano. El primero de enero, el eficiente servicio postal nipón las reparte todas, ya que guarda las nengajō para ese día. Si se recibe alguna de alguien a quien no le hemos enviado postal, hasta el 3 hay tiempo para contestar. La única excepción de envío es a familiares que hayan sufrido una pérdida personal como muestra de respeto.

La primera visita al santuario, el hatsumōde

En alguno de los tres primeros días del año, tiene lugar el hatsumōde, en esta visita  se reza y/o se devuelven los amuletos del año anterior y se compran nuevos para pedir otras cosas a los dioses en el nuevo año. Se da gracias a las deidades y se piden unos buenos doce meses. El amuleto característico de esta fechas es el hamaya, una flecha sintoísta para destruir demonios y protegernos de los malos espíritus. También se consultan oráculos o se compran tablillas ema para plasmar los deseos esperando que los dioses intercedan. 

Hamaya japonesa, una flecha amuleto para los malos espíritus

Reunión con los compañeros de trabajo, el shinnenkai

Es un encuentro que suelen organizar -e incluso patrocinar- las empresas entre sus trabajadores, aunque también la realizan grupos de amigos o clubs, etc. Se suele celebrar tras la primera semana de enero y un viernes o sábado por la noche para que al día siguiente no se vaya a trabajar. El mensaje o el sentido del mismo es más o menos, este año pasado fue bueno, trabajemos juntos para que el que empieza sea mejor. Son deseos de un año mejor laboralmente o del grupo -y por supuesto dar lo mejor de uno mismo en este propósito-. Lo que recuerda un poco a las cenas y comidas de Navidad patrias. 

Aguinaldo para los niños, otoshidama

Los niños de la familia, amigos y vecinos reciben un sobre especial que solo podrá contener billetes, nunca monedas, y su cuantía depende de la relación y parentesco, cuanto más cercanos más reciben. Muy a menudo los agraciados con este regalo gastan el dinero en un fukubukuro

La bolsa sorpresa, el fukubukuro

De la suerte o sorpresa son estas bolsas que ponen a disposición de los clientes todas las tiendas y no se sabe qué incluirán, solo que hay objetos por un valor superior al que se paga -aunque algunas no y reciben el nombre de utsubukuro o bolsas deprimentes-. Su fama es tal que los que hacen las mejores selecciones tienen colas de clientes. Se acude a por ellas tras los días festivos, nada más abrir los comercios. Comercialmente se considera una buena forma de deshacerse de stock no deseado o esperado. 

Créditos de fotos

Fuegos artificiales en el Año Nuevo japonés

Pair gate with pine branches for the New Year, Kadomatsu, Katori City, Japan

Los monjes tañen la campaña en Año Nuevo

Un primer amanecer del año en Japón

Hamaya japonesa

Deja un comentario

Por favor, ten en cuenta que todos los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Continuar comprando

Tu pedido

No tienes productos en tu comanda